mozilla

Concepto: Una gran aplicación

¿Cuál es el propósito de tu aplicación?

Mira alrededor de tu mundo, encuentra una necesidad insatisfecha, y luego abórdala. Si ya tienes una lista de tareas, una idea para tu aplicación y el tipo de usuario al cual te diriges, es hora de crear una declaración de objetivos: Define el propósito de tu aplicación y el usuario más importante en una oración. Este es tu caso de uso principal.

Ejemplo: Una herramienta para crear listas de deseos para gente que nunca realiza compras impulsivas.

Céntrate en un caso de uso principal

Es posible que no puedas incluir todas las tareas de tu lista en tu declaración de objetivos. Eso está bien, porque deberías concentrarte en un caso de uso principal, que es la manera en que la mayoría de personas usarán tu aplicación. Las aplicaciones más increíbles hacen una sola cosa bien.

¿Cómo utilizarán tu aplicación?

Hasta ahora, has identificado el caso de uso principal, el público objetivo y las características principales. Tu guión básico también debería considerar el entorno del usuario en el cual tu aplicación será usada. Por ejemplo, una madre joven con su bebé en la guardería podría usar tu aplicación para buscar un buen cochecito (siendo multitarea, pausando y continuando la tarea más adelante). Un usuario diferente podría planear la compra de su próximo portatil en casa, en un sillón, sin interrupciones.

Concéntrate en unas pocas características clave

Mira tu lista de tareas de nuevo. Compara tu lista con la declaración de objetivos. Si las tareas no se ajustan con la declaración de objetivos, descártalas de tu aplicación.

Describe cada tarea fundamental como una funcionalidad y luego pregúntate a tí mismo: ¿Es esencial esta funcionalidad? ¿O está bien tenerla pero no es necesaria para que tu público objetivo lleve a cabo su tarea? Sé honesto contigo mismo. Si acabas con una pequeña lista de funcionalidades, vas por buen camino.

Recuerda, usualmente las mejores aplicaciones hacen una sola cosa bien.
Las aplicaciones fracasan a menudo no por tener pocas funcionalidades, sino demasiadas.

Tu aplicación en su forma más básica

Una vez que tengas unas pocas escenas clave, puedes traducir estos pasos en pantallas. Puedes esbozar el flujo de movimiento de los usuarios, es decir, cómo los usuarios van de una pantalla a otra para completar una tarea.

Piensa sobre la información que los usuarios quieren ver y guardar.
Considera que elementos de la interfaz de usuario se corresponden con la información anterior. Pon los elementos que tus usuarios necesitan más a menudo en los lugares más destacados de las pantallas. Incluso sólo escribiendo la secuencia de escenas ayuda a definir boceto de estructura a seguir de tu aplicación y sus funcionalidades.

Etiquetas y colaboradores del documento

Contributors to this page: teoli, jonasmreza, patkoala, DaniloDiaz, Pablo_Bangueses
Última actualización por: Pablo_Bangueses,